DECÁLOGO PARA TENER BUENOS GALGOS.
En principio quiero presentarme, soy un galguero que lleva casi cincuenta años con galgos, por lo que he podido disfrutar de más de un centenar de ellos; habiendo corrido más de 6.000 liebres con mis “amigos” los galgos y siempre dándome muchas satisfacciones. Dicho esto lo que voy a reflejar a continuación está basado en la experiencia, la observación y el trabajo.

CONDICIONES BÁSICAS.
1.- GENÉTICA.
Es primordial criar de galgos que conozcamos sus orígenes al menos en tres generaciones anteriores, esto ofrece más garantías que criar de campeones sin genética contrastada. Deberemos buscar las cualidades más deseadas en un galgo ( dureza, resistencia, velocidad y por encima de todo corazón o codicia).

2.- LUGAR DE CRIANZA.
El lugar ideal debe ser un corral o cercado extenso en el que el cachorro pueda correr y jugar libremente para desarrollar sus músculos, pulmones, corazón, esqueleto y huellos.
El suelo debe ser tierra o arena, aconsejable moverla de vez en cuando con los arados de un tractor, jamás debe ser cemento, asfalto o arena pisada dura.
El espacio aconsejable no debe ser inferior a los mil metros cuadrados y ahí permanecerán los cachorros próximos al año de edad.

3.- SANIDAD.
Tanto la hembra como el semental del que vamos a criar deben estar sanos, desparasitados y vacunados de las enfermedades más corrientes.
El lugar destinado para el parto debe estar desinfectado previamente, con camas, temperatura y humedad adecuada ( 16 a 25ºC).
Unos días antes del parto lavar la ubre de la galga preñada. Es aconsejable cuando se ponen de parto ponerles algún relajante uterino y vaginal, esto servirá a la vez para que bajen la leche.
A los veinte días debemos desparasitar al cachorro con un producto líquido suministrado con una jeringuilla.
A partir de las seis semanas retirarlos de la madre y desparasitarles y a continuación suministrarles las vacunas correspondientes. Es conveniente empezar por la del parvovirus, y es primordial no juntar los cachorros con otros perros hasta que no estén vacunados. No olvidéis los parásitos externos (garrapatas y pulgas) que pueden causar múltiples enfermedades al cachorro. Cuando son adultos revacunaciones anuales y desparasitar cada tres o cuatro meses.

4.- ALIMENTACIÓN.
A partir de las tres semanas de edad debemos ayudar a la camada con carne de pechuga de pollo cocida y triturada.
En el destete seguir con el pollo triturado, incluyendo arroz de forma progresiva en la dieta, yo particularmente les doy leche de oveja hasta los tres meses y medio; aunque algunos veterinarios no son partidarios de la leche en la dieta del cachorro.
A los tres meses y medio les retiro la leche y les doy comidas hechas en casa a base de pastas, arroz y legumbres mezcladas con carnes rojas (ternera, ciervo, caballo), a la vez que tienen a discreción el pienso especial de cachorros.
Al año de edad aproximadamente les doy pienso de alta energía, si es época de caza y si estamos en veda, pienso de mantenimiento alternándolo con comida hecha en casa a base de carne de pollo y pan. Es conveniente de vez en cuando echarles pan duro, lo agradecen mucho sobre todo los cachorros que están con los dientes.
A partir de los seis o siete años cuando les doy de baja en las carreras, los traslado a un espacio amplio y les doy una alimentación rica en calcio, fósforo y vitaminas por si quiero utilizarlos como reproductores.

5.- ENTRENAMIENTO.
Considero que dentro del entrenamiento debe haber partes diferenciadas dependiendo de la época del año.
A) ENTRENAMIENTO SUAVE : de Febrero a Junio y del quince al treinta de Agosto.
B) ENTRENAMIENTO DE COMPETICIÓN : del 1 de Septiembre al 30 de Enero.
C) RECUPERACIÓN O DESCANSO : del 1 de Julio al 15 de Agosto.

A)
Y a hemos comentado que el cachorro hasta los doce meses debe estar en un espacio amplio, a partir de esta edad le debemos llevar a un lugar más recogido y con pocos ejemplares en el mismo cortado para evitar peleas y accidentes, aunque ya le debemos empezar a entrenar.
Los soltaremos en un cercado grande de diez a veinte mil metros cuadrados de forma rectangular de unos 500 por 40 metros, con el fin de poder hacer series de velocidad de 500 m y de controlarles en caso de peleas, durante el entrenamiento de competición. La duración del entrenamiento será de 30 a 45 minutos en los meses de Febrero a Junio y la segunda quincena de Agosto.

B)
Del 15 al 30 de Agosto, entrenamiento suave andando con ellos de 20 a 45 minutos de forma progresiva a diario.
Del 1 al 15 de Septiembre utilizaremos una bici, moto u otro vehículo para que vayan detrás de nosotros sueltos a paso ligero durante 30 minutos a diario.
Del 15 al 30 de Septiembre el mismo método durante 45 minutos a diario.
Del 1 al 30 de Octubre el mismo método durante una hora intercalando series de velocidad a diario.
Del 1 de noviembre hasta finales de Enero, al correr todas las semanas, haremos tres sesiones semanales de una hora dando más importancia al fondo.

C) RECUPERACIÓN Y DESCANSO.
Es importante que los galgos tengan un periodo de descanso entre 30 y 45 días coincidiendo con los de más calor (Julio y principios de Agosto). Por experiencia he comprobado que los galgos que tienen este parón su mayor rendimiento lo dan en Diciembre y Enero, coincidiendo cuando las liebres están más fuertes, si no los paras su máximo rendimiento es en Octubre y principios de Noviembre. Hay que saber que el rendimiento máximo de un lebrel es aproximadamente de dos meses. Si no paramos en estos días calurosos es recomendable pasearles de noche o a la madrugada, así no se quemarán los pisos, ni tendrán problemas con su aparato respiratorio.

6.- PSICOLOGÍA Y CARIÑO.
- Acariciarles desde cachorros y darles mucho cariño.
- Jamás regañarles sin motivo.
- Verles todos los días.
- Cambiarles de corral si no se llevan bien con sus compañeros.
- Darles palmadas y hacerles caricias después de una buena carrera.
- Hablarles con tono cariñoso y relajado de vez en cuando.
- Si hay que curarles procurar que sea el dueño.
- No poner siempre en la misma collera al galgo que se esfuerza y no recibe ayuda de su compañero.
- Si notamos a nuestro lebrel cansado de liebres, dejadle unos días de descanso.
- Hacer colleras que se lleven bien entre ellos. Nunca juntar un macho con una hembra en celo.
- Dejadles siempre con ganas de liebre.
- Recompensarles a la llegada de la caza con comidas que les gusten.

7.- CONSANGUINIDAD.
Jamás debemos cruzar entre hermanos, los resultados son muy negativos , ni tampoco entre padres e hijos, aunque los resultados son menos malos. A partir del 2º grado, sí lo podemos hacer ( primos, sobrinos, tíos) y los resultados a veces son muy buenos.
Si tenemos una buena genética en nuestra cuadra no es aconsejable cruzar siempre con otros sementales de otras cuadras por capricho o por el simple hecho de ser familia de campeones. Con ello conseguiremos acabar con lo bueno que teníamos en casa. Cuando crucemos con otros sementales de fuera lo debemos hacer para buscar alguna calidad que nos falta (velocidad, resistencia, codicia, dureza, nobleza etc.).

8.- EDAD DE REPRODUCCIÓN.
La edad ideal en hembras es de 2 a 5 años y en machos de 3 a 7 años. El segundo celo de la hembra es ideal y no se suele criar por ser la mejor edad para cazar. Dicho esto no quiere decir que los galgos/as de más edad no vayan a dar buenas crías, lo que ocurre según mi experiencia es que baja el porcentaje de cachorros buenos.

9.- CUBRICIÓN.
Debemos cubrir nuestra hembra a los once o doce días de haber empezado a manchar y recomendable una sola monta, así evitaremos problemas en partos, camadas con muchos cachorros y muy pequeñitos por lo que mueren muchos al nacer.
Tener cuidado de cubrir con sementales que realizan muchas montas podrían transmitir alguna enfermedad a nuestra hembra.
No debemos cubrir si hace poco tiempo el semental ya lo hecho (aconsejable que pasen dos días)

10.- CONSEJOS.
- No correrles en verano y si están demasiado gordos o fuera de forma.
- No cazarles con temperaturas superiores a 20ºC, ni inferiores a 0ºc.
- Curarles las patas y heridas inmediatamente después de venir de caza.
- Comida ligera unas doce horas antes de salir de caza.
- No correr a la hembra cuando está ubrada, los resultados son nefastos ante todo en el aspecto sicológico.
- No echarles liebres con el terreno helado, caliente o demasiado mojado que se hundan.
- No cazar en viñas en espaldera, ni junto a cercados con alambradas de pinchos.
- No correrles con heridas ni en días seguidos.
- En la época de frio tenerle con buena cama a ser posible de papel triturado que no cría pulgas. La habitación tiene que tener buena temperatura y debemos evitar la humedad.
- El periodo de descanso entre días de caza lo va a determinar el tipo de terreno donde cacemos (aconsejable dejar pasar 48 horas).
- No es aconsejable que la suma de carreras por día de caza exceda de cinco minutos.
- Jamás crieis o tengáis los galgos atados.
- Si realizan un sobreesfuerzo tener a mano la glucosa y no pararles de andar, y de vez en cuando tirarles del rabo y darles masajes. No meterles en lugares cerrados hasta que se recuperen.

Si seguimos al pie de la letra este decálogo, nuestros galgos empezarán a darnos muchas satisfacciones y alegrías. Si no lo conseguimos evidentemente en algo falla el GALGUERO.



JOSE ANTONIO GUTIÉRREZ BALMASEDA.
Profesor de Educación Física
SOCIO DEL CLUB NACIONAL DEL GALGO ESPAÑOL.